Programación Neuro-lingüística (PNL)

¿Qué es la Programación Neuro-Lingüística?

Podemos decir que PNL es el estudio de cómo las personas alcanzan la excelencia en cualquier aspecto de sus vidas y también del cómo podemos enseñar estas pautas a otras personas para que también puedan alcanzar los mismos resultados. A este proceso se le da el nombre de modelar.

Al centrarse particularmente en el terreno de las habilidades y en cómo se conectan las creencias con las acciones, la técnica proporciona herramientas que permiten no sólo modificar el comportamiento y las habilidades, sino también las creencias y los valores, un terreno en el que a la formación tradicional le resulta difícil influir.

La PNL aborda nuestra experiencia como sujetos: cómo y en qué pensamos y cómo efectivamente creamos nuestros estados emocionales. En este sentido, la PNL es la clave de la formación por medio de la experiencia; con ella podemos crear experiencias que se vinculen con nuestras creencias y dar lugar a estados emocionales de mayor armonía, moldeando así nuestro mundo subjetivo y modificando nuestras conductas.

 

Inicios de la técnica

La PNL surge en Estados Unidos a mediados de los años setenta, cuando John Grinder, un lingüista, y Richard Bandler estudiante de informática y matemáticas, empezaron a modelar a algunos comunicadores excelentes en el campo de la psicoterapia. En esta etapa fue muy significativo el aporte que pudieron recibir del Dr. Milton Erickson, principalmente al reconocer su gran habilidad para provocar cambios conductuales en base a una forma de comunicación que usaba con sus pacientes.

Al principio explotaron pautas de lenguaje y preguntas para generar un modelo de lenguaje que llegó a conocerse como metamodelo: el arte de utilizar el lenguaje mismo para hacer más claro el lenguaje. (Meta es un prefijo de origen griego que significa “más arriba” o “más allá”).

Una fallida comunicación suele producirse porque las palabras tienen distintos significados para las distintas personas. El Metamodelo es el arte de formular preguntas clave para averiguar qué significan las palabras para un individuo determinado.

A partir de sus primeros trabajos sobre el lenguaje, John y Richard llegaron a la conclusión de que el lenguaje era en sí una representación de algo más profundo. Tanto las palabras que utilizamos como la manera en que las utilizamos se basan en nuestra experiencia individual. ¿De qué está compuesta la experiencia interior?. Las primeras pistas las obtuvieron al fijarse en frases curiosas como: “Ya veo que quiere decir”, que les llevaron a preguntarse si no podrían tomarse en un sentido más literal. John y Richard se sintieron fascinados por lo que las personas hacían realmente cuando pensaban.

 

¿Cómo opera la Programación Neuro-Lingüística?

El nombre de Programación Neurolingüística engloba las tres áreas de estudio y acción de la técnica:

  • “Programación”: alude a nuestras pautas de conducta y los objetivos que nos fijamos.
  • “Neuro”: se refiere a nuestra neurología, y de alguna manera nuestra neuroplasticidad.
  • “Lingüística”: alude al lenguaje, a cómo lo utilizamos y cómo influye en nosotros.

Por consiguiente, la PNL relaciona nuestras palabras, pensamientos y conducta con nuestros objetivos. Para modelarnos debemos explorar qué pensamos, cómo sentimos y qué hacemos: nuestra conducta, nuestras acciones. Luego debemos averiguar por qué lo hacemos: cuáles son los valores y creencias positivas que subyacen a nuestro comportamiento. Las habilidades son acciones consecuentes respaldadas y sostenidas por creencias. Finalmente, necesitamos saber cómo lo hacemos, cuáles son nuestros procesos de pensamiento y nuestras estrategias mentales.

Niveles neurológicos

El aprendizaje puede producirse en diversos niveles:

  • El primer nivel es el entorno: el contexto, nuestro medio ambiente, las demás personas con las que nos relacionamos.
  • El segundo nivel es el comportamiento: las acciones concretas que llevamos a cabo.
  • El tercer nivel es el de las habilidades y capacidades: lo que podemos hacer.
  • El cuarto nivel es el de las creencias y los valores: lo que creemos y lo que es importante para nosotros.

A continuación viene nuestra identidad: el sentido básico de uno mismo, mis valores principales y mi misión en la vida. Además, la mayoría de las personas tienen una relación con algo más allá de ellas mismas (una vida espiritual).

Son muchos los cursos y libros sobre aprendizaje que se concentran en el nivel del entorno: como hay que disponer la sala y qué recursos se deben utilizar. Algunos otros cursos se centran en el nivel de comportamiento, es decir, en como presentarse, como manejar sus posturas, etc. Sin embargo, a menudo se descuidan los niveles superiores: cómo funcionan las habilidades y que creencias y valores les dan poder y las amplifican. La ventaja de la PNL es que aborda de manera sistémica la interacción de todos estos niveles, produciendo mdificaciones profundas en la identidad de la persona y su relación con el mundo.

 

En nuestro Centro, las técnicas de PNL forman parte de la sesión de Hipnoterapia, la cual tiene un valor de $25.000 y su duración es de 1 hora aproximadamente.

Solicite su hora de atención a través de nuestros teléfonos: 222075968 – 222084148 – 224948954