¿Qué es meditar ?

Meditación es una práctica que se lleva a cabo desde hace muchos años, que puede realizarse de diferentes maneras y que posee ciertos beneficios en quienes la practican. En primer lugar, la meditación se dice que comienza a realizarse en oriente, hace varios cientos de años atrás, en donde se le daba gran énfasis debido a las prácticas relacionadas con el budismo o con el hinduismo. Hoy en día, a pesar de todos los avances tecnológicos y del gran acceso a los medios de comunicación, parece que el ser humano se ha volcado hacia afuera y ha olvidado que también hay un desarrollo personal, que puede llevarse a cabo mediante la meditación.
 
Por otro lado, la práctica de la meditación, como se señaló anteriormente, puede realizarse de diferentes maneras, lo cual no quiere decir que algunas no tengan ningún efecto, sino que simplemente hay distintas maneras de meditar. A continuación se realiza una clasificación de algunas meditaciones, las cuales sólo son una parte de la gran inmensa variedad que existen:
 
I) Meditaciones estáticas
Se llevan a cabo con los participantes acostados o sentados, manteniéndose en una posición constante.
 
1) Centradas en la respiración: se puede permanecer con los ojos abiertos o cerrados, centrando la atención en la respiración. Puede realizarse de manera autónoma o guiada. Se puede realizar enfocándose en la forma en que se está respirando en aquel momento o haciendo que la respiración tenga una duración deseada, por ejemplo, exhalando en 7 segundos, manteniéndose sin aire por 7 segundos, inhalando en 7 segundos y manteniéndose lleno de aire por 7 segundos. También puede realizarse la inhalación y exhalación de manera sucesiva y fuerte, sin tiempos entre éstas, método que también es llamado respiración de fuego.
 
2) Centradas en el cuerpo: se puede permanecer con los ojos abiertos o cerrados, centrando la atención en el cuerpo entero, o en alguna zona o punto específico de éste. Puede realizarse de manera autónoma o guiada. Una forma de realizarla es siguiendo un orden, ascendente o descendente, de diferentes partes del cuerpo, de tal forma que se va haciendo un barrido del cuerpo entero. También se puede focalizar en un solo punto, por ejemplo, en la glándula pineal, o en el entrecejo, tratando de sentir aquel lugar.
 
3) Centradas en cómo estoy en este momento: se puede permanecer con los ojos abiertos o cerrados, centrando la atención en las sensaciones que se tienen en el momento presente. Puede realizarse de manera autónoma o guiada. La idea es llegar a contactarse con sentimientos o sensaciones que no se habían hecho conscientes pero que estaban presentes.
 
4) Historia guiada: se permanece con los ojos cerrados y otra persona va narrando una historia, de manera que la atención se enfoca  en la visualización de aquella narración. En esta visualización, se pueden dejar algunos espacios que la misma persona que está meditando tiene que completar, por ejemplo, se puede decir que de un cofre se saca un objeto que es diferente para cada persona, por lo que sólo cada uno sabe qué es lo que sacó.
 
II) Meditaciones en movimiento o dinámicas
Se llevan a cabo con los participantes realizando movimientos corporales.
 
1) Moverse con la música: se puede permanecer con los ojos abiertos o cerrados, centrando la atención en la música y tratando de moverse según las sensaciones que ésta vaya generando en uno. Los movimientos son personales y todos están bien, nadie hace el ridículo ni lo hace mal. Este tipo de meditación que se realiza en movimiento puede ser muy beneficioso para algunas personas que no logran estar cómodas mientras se encuentran en una posición inmóvil o quieta.
 
2) Meditación dinámica de Osho: está meditación se realiza con los ojos cerrados y puede realizarse de manera independiente o con alguien que la guíe. Se compone de 5 etapas que están bien definidas y en las que se realizan diferentes acciones, como gritar, descontrolarse o permanecer quieto.
 
La clasificación anterior no pretende abarcar todos los tipos de meditaciones que hay, sino más bien ser una ejemplificación de algunas, de manera que logre vislumbrarse la diferencia que puede existir entre éstas.
 
La práctica de la meditación puede traducirse en múltiples beneficios para quienes la realizan, entre los que se encuentran:
 
– Permite conectarse con el lugar actual y el momento presente (aquí y ahora).
– Disminuye los síntomas de ansiedad.
– Ayuda a prevenir y a disminuir el nivel de estrés.
–  Disminuye la presión sanguínea.
– Disminuye dolencias asociadas a la tensión.
– Mejora el humor.
– Fortalece el sistema inmunológico.
– Favorece la estabilidad emocional.
– Ayuda a desarrollar la intuición.
– Aumenta la felicidad.
– Favorece la tolerancia.
 
Cabe mencionar que, debido a que la lista de beneficios es muy amplia, aquí se mencionan sólo algunos de los más importantes.
 
Publicado el Sin categoría