¿Qué es la compasión y la auto-compasión?

Etimológicamente, la palabra compasión proviene de la raíz latina pati y griega pathein, que significan “sufrir” y de la raíz latina com, que significa “con”, por lo cual compasión significaría “sufrir con” un otro. Por su parte, la auto-compasión vendría a ser la compasión dirigida hacia uno mismo, es decir, estar disponible para uno mismo en los momentos difíciles.
 
La compasión tiene sus orígenes en oriente, especialmente al interior del budismo, en donde es entendida como el intento por aliviar el sufrimiento personal y ajeno, promoviendo la cooperación pacífica y haciendo énfasis en la naturaleza interconectada de todos los seres humanos. Sin embargo, en occidente, debido al modo en que se ha ido entendiendo a lo largo de los años, la compasión se ha relacionado con el compadecerse de los otros o sentir lástima por estos. Un ejemplo de esto es la forma en que la Real Academia Española define compasión: “sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias”.
Una definición de compasión que es más acertada y más fiel a sus raíces orientales, es estar disponibles para ayudar a otros individuos que estén sufriendo, deseando aliviar su aflicción, ofreciéndoles paciencia, amabilidad, entendimiento y no juzgándolos. De esta manera, ser compasivo sería tratar de ayudar a otro en su sufrimiento, siendo cálido con él y entendiendo que todos estamos conectados por una naturaleza compartida que nos define y que nos une.
 
Por otro lado, la auto-compasión sería estar disponible para apoyarse a uno mismo y así sentirse movilizado por el sufrimiento propio, brindándose cuidados y amabilidad. En este sentido es importante desarrollar una actitud no crítica sobre las incompetencias y errores propios, reconociendo que todos podemos equivocarnos y que no por eso nos vamos a juzgar con severidad. En este sentido es importante recordar que todos los seres humanos cometen errores y que lo crucial no es detenerse en el error, sino comprender las causas que conllevaron a aquello, para tratar de no volver a cometer esa equivocación.
 
La compasión y auto-compasión son una práctica que debería ser más frecuente hoy en día, ya que su influencia sería clave para ayudar a disminuir los altos índices de  auto-criticismo, auto-desagrado y auto-insatisfacción que reinan en la sociedad actual.
 
Publicado el Sin categoría