Para sentirnos libres, tenemos que tener pensamientos propios

Ansiamos la libertad en nuestra vida, queremos sentirnos libres sin cadenas, sin ataduras, sin gobierno que aprisiona, juzga y que no nos deja vivir en paz. Pero no sentiremos esta libertad, si nuestros pensamientos no son propios.

Tenemos un ego (pensamiento particular y privado, separado del Todo), que nos controla y no nos permite accesar hacia nuestros pensamientos reales, los que recibimos de la unión con el Todo y que nos conecta con nuestra Mente Maestra Universal.

  Ser libre significa dejar de seguir la guía de nuestro propio ego, romper con los esquemas que tenemos grabados en nuestro “historial mental”.  Porque con estos esquemas mentales, que fuimos grabando durante toda nuestra vida, formamos una “personalidad particular y privada”, lo que comúnmente llamamos “mi forma de ser”, personalidad con la que nos identificamos plenamente y con la que, llegamos a sentirnos SERES ESPECIALES,  en lugar de SERES UNIVERSALES.

 Estas grabaciones  construyen nuestra “filosofía particular” frente a la Vida, piedra angular de nuestro sistema de pensamiento,  también  responsable de nuestra forma de actuar (conducta o comportamiento).  Tenemos además swiches directos conectados a dichas grabaciones que se detonan en forma inconsciente, produciendo sentimientos y comportamientos que a veces ni nosotros mismos comprendemos y menos,  lo harán quienes reciben estas inusitadas reacciones nuestras.

  La pregunta es ¿cómo grabamos tanta información  que opera en nuestro inconsciente?. Lo hemos hecho a través de nuestra propia historia: por la influencia que hemos recibido desde niños,  prácticamente desde que nacimos, por las enseñanzas de nuestros padres, maestros y demás personas que tuvieron que ver con nuestro desarrollo inicial. El medio ambiente de la región a donde pertenecemos, las corrientes filosóficas que recibimos, etc

El problema que tenemos respecto a sentirnos sin libertad, es justamente por manejar pensamientos QUE NO SON NUESTROS, pensamientos heredados, influenciados y que son producto de las CREENCIAS o valores inculcados cuando ni siquiera éramos conscientes de que estábamos construyendo mentalmente, lo que sería el pensamiento que guiaría nuestra propia  VIDA.

  Es como adultos,  que tomamos conciencia de esto y empezamos a  revisar nuestras grabaciones mentales y  a dejar solamente las que son útiles despojándonos así mismo,  de las que afectan nuestra vida:  ya sea mermando nuestras capacidades, llenando de miedo nuestros pensamientos, limitándonos y haciendo que nos mostremos inferiores o superiores.

 Cuando hacemos esto,  estamos realmente ELIGIENDO, quiere decir, que  lo que dejamos grabado  en nuestra mente ha sido producto de nuestra elección, en otras palabras, estamos utilizando nuestros propios pensamientos y utilizando el LIBRE ALBEDRIO, herencia de Nuestro Padre, para hacer de nuestra vida lo que creemos debe ser.

  No podemos entonces, echarle culpas a nadie de lo que ELEGIMOS para nuestra vida porque somos libres de tomar los caminos que realmente hemos elegido para ella, pero  ¿somos conscientes de que cada vez que actuamos hemos elegido esta respuesta? No, porque, comúnmente, creemos que otro nos obliga a reaccionar como lo hacemos.

  Lo triste de todo esto, es que las personas que no han despertado (al conocimiento de su Ser), aún siguen pensando que no son ellas las que eligen, que no son ellas las responsables de sus sufrimientos,   que, por el contrario, son víctimas de otras personas, víctimas de lo que las rodea, del mundo que les tocó vivir, en otras palabras:  son esclavas de sus destinos.

  Cuando Jesús dijo: “La Verdad os hará Libres”, se refería justamente a que si comprendemos que somos nosotros mismos, desde el pensamiento que surge de nuestro SER SUPERIOR (mente UNIDA AL TODO), los artífices de nuestra libertad, la vamos a sentir en nuestra vida, independizándonos cada día mas de lo que nos muestra el afuera (eventos, experiencias vivenciales), y confiando en lo que nuestro Interno nos muestra, para ELEGIR las respuestas mas asertivas.

Ponte al mando de tus pensamientos, permitiendo que tu Ser de Amor los originen.

Cambiar de paradigmas es CRECER Y MADURAR.

Pensamiento producto de una falsa Creencia:  “Tu me has hecho sufrir”  (víctima de otros)

Pensamiento producto de una nueva Creencia:  “Sufro por lo que tu has hecho” (decisión consciente)

¡REVISA Y RENUEVA TUS CREENCIAS! porque de ellas dependerán tus pensamientos y sentimientos que te conllevan necesariamente a los comportamientos que expresas  en esta experiencia terrenal.