Nuevas sesiones de lectura de puro y limpiezas chamánicas en Centro Ohani

A partir del 02 de diciembre y hasta el 22 del mismo mes, dado el éxito y a petición de muchas personas que no alcanzaron a agendar hora, tendremos por segunda vez en el año a la destacada Chamana y sanadora ecuatoriana Carmen Cordovilla, quien vuelve una vez más a Chile a realizar lecturas de puro y limpiezas energéticas y espirituales a nuestro Centro.

Carmen vino por primera vez a nuestro país en el 2004 invitada por Centro Ohani, y precedida por las recomendaciones de varios pacientes quienes habían encontrado sanación, orientación y solución a diversos problemas en las manos de esta experimentada sanadora.
Ella, espíritu inocente y siempre entregada a las bendiciones del universo, confió en la oportunidad que se le ofrecía y viajó sin saber exactamente a lo que venía. Se encontró sorpresivamente con una situación de gran protagonismo y exposición mediática, realizando entrevistas tanto en prensa como en televisión.

En aquella ocasión muchas personas acudieron a sus sesiones pudiendo comprobar sus asombrosas capacidades adivinatorias; su acertividad, destreza, eficiencia y sabiduría tanto en sus lecturas de tabaco como en sus rituales de limpieza. Fue de este modo que descubrimos de primera fuente a una sanadora con extraordinarios dones y un talento innato para conectarse con una sabiduría elevada, pero por sobre todo, a una hermosa persona y amiga para toda la vida.

Carmen nace en la ciudad de Guayaquil el 16 de julio de 1954. En su familia nadie practicó el chamanismo; es ella quien motivada por su propia inquietud intenta “salir de lo sensorial hacia lo extrasensorial” buscando formas de ayudar a su familia, momento en que “siente el llamado” de su espíritu de ayudar a todo ser sintiente que lo necesitara.

Carmen nos cuenta respecto a su camino:

“Mis primeros pasos fueron aprender lo que es la medicina natural. Luego estuve muchos años en el oriente tratando de sentir el idioma de las plantas, el palpitar de la naturaleza…. sólo entonces me encaminé hacia el shamanismo pero con integridad y mucho respeto.
Fui dando más pasos día a día, hasta que demostré a mi comunidad que le podía dar mi ayuda…
Ahora mucha gente se pregunta: ¿qué es un chamán?
Respiro profundo y respondo… el chamanismo no es una tradición espiritual oriental u occidental. Es simplemente nuestra tradición humana.
Un chamán es un pontífice o médico antiquísimo, que tiene conocimiento sobre el uso medicinal de las plantas. Hombre o mujer que tiene la capacidad de percibir y discernir situaciones ocultas a través del uso del tabaco, huevo o la ayahuasca.
No debemos confundir su significado con el de un brujo, hechicero o médium. Nosotros curamos, no causamos daño. Por eso nos lleva años para llegar a ser un buen chamán. No aprendemos de la noche a la mañana.
En el imperio inca los sacerdotes o chamanes eran los pilares fundamentales, no se hacia ningún acto antes de consultar primero con ellos. Asistían diversos sacerdotes cada uno con su especialidad.
Hay una fiesta que se celebra en honor a la luna y a la curación física, mental o espiritual del paciente o consultante. Los chamanes entramos en nuestro mundo interior, en el mundo visionario, en el no ordinario.
Somos seres que viajamos entre mundos y lo hacemos sin perder conciencia, para ayudar al paciente o a la comunidad con medios adivinatorios.
Un verdadero chamán nunca se llama así mismo como tal, ya que es la comunidad quien lo reconoce y lo hace cuando uno como ser humano, ya ha curado o demostrado conocimiento, sabiduría y especialmente, integridad.
Creemos que todo tiene vida y espíritu. Desarrollamos intima relación con todo lo que existe. Creemos que toda la creación es sagrada.
Creemos en la existencia de Dios en los lugares sagrados y nada de lo que existe es profano. El reto es comunicarse con lo sagrado. Cada elemento que tenemos esta conectado energéticamente con alguna montaña, río, cascada, o algún lugar de poder.
Podemos viajar a través de líneas luminosas de conexión e ir donde nos necesitan, incluso a la infinidad.

Nosotros creamos nuestro espacio sagrado y seguro para realizar una curación. No lo hacemos en cualquier parte. Utilizamos plantas sagradas, también tomamos la ayahuasca como parte de un ritual sagrado.
Utilizamos la música de tambores para liberar los bloqueos de las emociones reprimidas. Cada uno de nosotros, los chamanes, tenemos nuestros propios métodos para diagnosticar y curar. Esto es a grandes rasgos, lo que para mi es un chamán…”

Una larga trayectoria, sabiduria ancestral, claridad y honestidad han hecho de la vida de Carmen una aventura en la que ha llevado su trabajo por distintos lugares, ayudando y liberando a mucha gente de diversos problemas y ataduras.

Carmen estará atendiendo en Centro Ohani a partir del 02 de diciembre, para lo cuál recomendamos reservar hora con anticipación a cualquiera de nuestros teléfonos: 222084148 o al 222075968.

 

Atención de lectura del puro (duración: 45 min.)
La lectura de puro es un método ancestral de adivinación en el cual el chamán utiliza el humo y las cenizas del tabaco como elementos que —en un contexto sagrado—  entregan conocimiento respecto a diversas problemáticas y aflicciones que el consultante pueda tener. A través de esta técnica Carmen es capaz de “ver” situaciones que aquejan a la persona y sus posibles desenlaces, así como también “sentir” dolores físicos y emocionales para ofrecer orientación, guía y diversos tratamientos en base a hierbas y cataplasmas.
La sesión de lectura tiene un valor de $30.000.
Atención de limpieza (duración: entre 1hr. y 1hr. y media dependiendo de las necesidades del paciente)
La limpieza consiste en un procedimiento psico-espiritual a través del cuál el chamán, valiéndose de diversas técnicas y métodos es capaz de diagnosticar y remover diversos males, permitiendo una liberación o desbloqueo de energías y situaciones adversas que puedan estar afectando el bienestar del paciente.
La sesión de limpieza tiene un valor de $150.000.