Naturismo sistemas naturales de salud.

Planteábamos en otras páginas de nuestro sitio, que el desequilibrio y las enfermedades de un paciente deben ser tratados desde varios frentes en forma conjunta y simultánea, llevándolo por una parte a tomar conciencia de cómo, cuándo y por qué, él mismo originó su enfermedad en un plano emocional y su necesidad de cambios conductuales, y por otra parte ayudándolo con una variada gama de sistemas naturales para recuperar su salud física y su equilibrio energético.
 
Entre estos sistemas naturales destacan por ejemplo:
1.- Una buena dieta alimenticia.
Cada vez se confirma más el viejo axioma de Hipócrates, padre de la Medicina, que recomendaba :"que tu alimento sea tu medicina".
Es increíble ver cómo este principio tan importante ha sido descuidado por los pacientes y por la Medicina oficial. Es sólo en algunos pocos casos y en enfermedades específicas, que a los pacientes se les recomienda una dieta especial. 
Por el contrario, por nuestra parte, hemos podido constatar sistemáticamente los tremendos beneficios que produce en una gran mayoría de casos, una dieta equilibrada y energética, alejada de la denominada "comida chatarra" que es tan frecuente por estos días.
 
En este sentido es crucial el aumento de la ingesta de frutas y verduras frescas, y en lo posible crudas pero bien limpias. También hierbas medicinales y jugos de frutas y plantas como el Aloe Vera. Hay varias razones que justifican más que de sobra el empleo de estos productos naturales:
 
a) Razones energéticas.
Las frutas, las verduras, las hierbas medicinales, son especies vivas y también tienen una contraparte energética sutil, en otras dimensiones de espacio-tiempo (ver fundamentos científicos de las medicinas alternativas). Es así como mientras más frescos estén estos vegetales, contienen una mayor cantidad de una energía salutífera proveniente de los rayos solares, que las culturas orientales han conocido desde milenios como "Prana". 
En nuestras fotos Kirlian hemos podido apreciar esta energía en abundancia y de un color predominantemente amarillo en personas que siguen un estricto régimen vegetariano con abundante vegetal crudo y productos naturales, como es el caso de las siguientes fotos del aura energética del dedo meñique de un paciente antes y después de un tratamiento naturista.
 

FOTOGRAFIA – Curiosamente esta misma energía amarilla curativa que presenta este fenómeno denominado del "huevo frito", se presenta en los dedos de chamanes que curan por "imposición de manos".
También hemos podido comprobar que la cantidad y calidad de esta energía amarilla comienza a prosperar paulatinamente con la práctica de disciplinas energéticas como el Reiki, Yoga, Tai-Chi, etc. o con el consumo de esencias florales.

Es sabido por muchos investigadores que esta energía pránica salutífera es desperdiciada y no puede ser aprovechada por el ser humano cuando es absorbida por objetos metálicos como ollas y latas de conserva. También esta energía se va perdiendo progresivamente en el proceso de industrialización de los alimentos, a partir del momento de la cosecha de las especies vegetales.
 
Cuando consumimos estos vegetales frescos, cargados recién con el prana solar, entonces aseguramos una ingesta de esta energía pránica que con una inteligencia propia, propicia la mejoría de todos nuestro sistemas fisiológicos vitales. 
 
Cuando es inevitable cocer algunas verduras es preferible hacerlo al vapor, lo más breve posible y en recipientes de vidrio u ollas de greda. Así evitamos la pérdida de prana y de vitaminas que se produce durante la cocción en las ollas metálicas (aluminio o acero) y que tienen el agravante de que además sus residuos se van acumulando progresivamente en nuestro organismo, hasta originar enfermedades como Parkinson y Alzheimer, entre otras.
Es interesante recordar que el Yoga, antigua práctica oriental que promueve la salud psicofísica, nos plantea que es conveniente masticar los alimentos muy prolongadamente hasta que ya no se les perciba el sabor, que es cuando se supone que el prana que ayuda a producir este sabor, ha sido absorbido y traspasado a nuestros cuerpos sutiles a nivel sublingual, en un mecanismo parecido a como la homeopatía y las esencias florales ingresan su información vibratoria y salutífera a dicha contraparte sutil.
 
Hay personas con la suficiente sensibilidad gustativa para percibir la diferencia de sabores entre un cocimiento en olla metálica respecto del mismo alimento cocido en olla de greda, siendo en este último caso el sabor más placentero.
 
También hay que destacar un fenómeno interesantísimo que representa la miel de abejas. 
¿Se ha preguntado alguna vez por qué la miel no se descompone durante muchísimo tiempo fuera del refrigerador, como sí lo hacen la mayoría de los otros alimentos? Sólo tienen un comportamiento similar variadas semillas, como de legumbres por ejemplo, que también pueden albergar esta energía vital por mucho tiempo.
 
La respuesta a la pregunta anterior está en que la miel es procesada por miles de abejas, que están en permanente contacto con el prana solar depositado en el néctar y en el pólen de las flores. 
Este prana queda entonces concentrado en gran cantidad en la miel y es una energía contraria a la muerte y degeneración de las especies vivas. Es decir, inteligentemente propicia la vida, la armonía y los equilibrios en nuestros sistemas fisiológicos. 
 
Por lo tanto es altamente recomendable que gradualmente aumentemos su consumo, reemplazando paulatinamente el azúcar blanco refinado, que por el contrario produce cortocircuitos en nuestro sistema energético sutil con el agravante de dificultar el metabolismo del calcio.
 
La jalea real de las abejas es también un poderoso concentrado de prana que además contiene numerosas vitaminas, minerales, oligoelementos y proteínas que la convierten en una maravilla natural de contundentes efectos terapéuticos.
Por otra parte el propóleo apícola es un excelente antiséptico y potenciador de nuestro sistema inmunológico.
También el pólen de abejas concentra poderosas energías más vitaminas proteínas y minerales
 
En el caso de las legumbres y semillas citadas anteriormente , éstas también conservan una carga de prana con un código vital inteligente, que les permite originar una nueva planta al sembrarse después de muchos años de no estar en contacto con la tierra.
 
b) Razones químicas.
– Cada vez más la ciencia descubre en verduras, frutas, legumbres y hierbas medicinales, principios químicos activos que actúan como antídotos para los múltiples tóxicos y contaminantes que a diario ingerimos a través del aire, la comida, la bebida y los medicamentos. 
 
Estos contaminantes y venenos conocidos químicamente como "radicales libres" son grandes causantes y coadyuvantes en la aparición de múltiples dolencias y en el envejecimiento prematuro.
 
En estos alimentos vegetales y especialmente en las hierbas medicinales, encontramos que estos múltiples principios activos funcionan con una condición de sincronicidad tan inteligente, que los posibles efectos adversos que pudiese tener alguno de estos principios químicos activos aislados (como lo hacen los fármacos), son contrarrestados por la acción antagónica o de antídoto, proporcionada por otro principio activo presente en el mismo vegetal, llegándose a un equilibrio perfecto.
 
La ciencia química se conforma con aislar algunos de estos principios activos, concentrándolos peligrosamente en fármacos para producir alivios transitorios de determinados síntomas, que producen una falsa sensación de mejoría en circunstancias que en la mayoría de los casos, el proceso pernicioso continúa soterradamente, para reaparecer repentinamente bajo la misma forma u otra distinta.
 
– La calidad de las vitaminas, minerales, enzimas y proteínas naturales que estos vegetales contienen, es muy superior a la de cualquiera de estas mismas sustancias sintetizadas químicamente por el hombre, sencillamente porque la ciencia con todo su avance no ha podido todavía replicar la inteligencia curativa subyacente en los alimentos naturales. 
 
El Dr. Mattias Rath, científico alemán colaborador del premio Nobel Linus Pauling, ha implementado exitosamente un sistema curativo de graves dolencias como cáncer, hipertensión, problemas cardíacos y otros, a través del aumento de ingesta de vitamina C, y también de otras vitaminas y sustancias, pero sólo de origen natural. 
 
Este médico ha denunciado valientemente los perjuicios en la salud de la población, producidos por el consumo indiscriminado de fármacos promocionados a nivel mundial por los grandes consorcios farmacéuticos. El Dr. Rath que ha realizado investigaciones de alto nivel, está tan convencido de esto que le ha entablado un juicio por genocidio a dichos consorcios.
 
Visitar su sitio en español :
 
De aquí también se desprende la gran preocupación que todos los naturistas y ecólogos tenemos por los denominados alimentos transgénicos (vegetales alterados genéticamente por el hombre) pues ya se advierten futuros daños que éstos pueden tener al perder su orden e inteligencia natural inicial.
 
Publicado el Sin categoría