La importancia de una alimentacón sana

Mantener una alimentación saludable es un asunto crucial si se quiere cuidar la salud y tener menos probabilidades de sufrir enfermedades a futuro. Este tipo de alimentación apunta al consumo de frutas, verduras,  carnes, legumbres, huevos y, en general, comidas que sean lo más naturales y sanas posibles, con el objetivo de incorporar todos los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento del organismo. A estos alimentos, habría que añadir el consumo de agua no embotellada, es decir, el agua de la llave, la cual posee gran importancia para que puedan llevarse a cabo diversas funciones del organismo.
 
En los días que vivimos surgen muchas complicaciones a la hora de llevar una alimentación sana debido a diversos factores, entre los que se encuentran: los intereses económicos que mueven industrias enteras dedicadas a la fabricación de snacks poco saludables o a la elaboración de comida rápida; la constante publicidad que llega hasta nosotros, en donde se promueve el consumo de este tipo de alimentos; la facilidad con la que se pueden conseguir productos elaborados como tortas, pasteles, helados, papas fritas, sopaipillas, entre otros, y a un bajo precio; la comodidad que implica comprar una comida rápida ya preparada, como una pizza.
 
Por su parte, algunas personas hablan de la existencia de 4 venenos blancos, los cuales sería:
 
1) La sal de mesa: es el resultado de la manipulación de la sal cristalina natural, a la cual se le extraen sus minerales esenciales dejando sólo el cloruro sódico. Este producto puede resultar muy dañino para el          organismo, ya que su consumo indiscriminado está muy relacionado con la presencia de diversas enfermedades, como las cardiovasculares.
 
2) La azúcar refinada: es el resultado de la extracción de todo el líquido de la caña de azúcar o la remolacha, y de la realización de una serie de procesos químicos que dan como resultado una sustancia química que difícilmente puede ser considerada como alimento. No contiene proteínas, vitaminas, minerales, fibra, ni grasas, y puede generar obesidad y múltiples enfermedades.
 
3) Harina refinada: se compone en su gran mayoría de almidón y posee muy poca cantidad de los nutrientes del grano original. Además, es sometida a diversos procesos químicos que derivan en un producto que puede generar grandes daños en el organismo. Su consumo puede tener relación con la aparición de enfermedades como la diabetes.
 
4) Arroz refinado: es el resultado del proceso de refinación al que es sometido el grano integral. Debido a que la capa exterior y el germen son extraídos, el arroz blanco resultante queda constituido principalmente de almidón, es por esto que su consumo puede causar grandes aumentos de glucosa en el organismo. La diabetes podría estar muy relacionada con el consumo de este producto.
 
Además, podríamos mencionar a los alimentos transgénicos, cuyo consumo tampoco resulta beneficioso para la salud, debido a las intervenciones artificiales que el hombre ha realizado en ellos.
 
Por último, cabe mencionar que hay que tratar de comer lo más sano posible, ya que de esta manera, nos vemos beneficiados al mediano y largo plazo en lo que respecta a nuestra salud y bienestar. Quizás resulte difícil o casi imposible evitar comer alimentos dañinos (pues los transgénicos se han propagado mucho), sin embargo, sí podemos preocuparnos de no consumir frecuentemente ni excesivamente productos fritos, azucarados o los 4 venenos blancos. Esto no significa que no se puedan comer de vez en cuando, pero tratando de no preferirlos
 
 
Publicado el Sin categoría