FUNDAMENTOS CIENTÍFICOS DE LAS MEDICINAS ALTERNATIVAS

En esta página intentaremos mostrar parte del trabajo que han desarrollado algunos científicos pioneros , para explicar cómo y por qué las medicinas alternativas o complementarias realmente sí funcionan. Utilizaremos un lenguaje lo más simple posible para facilitarle a la mayoría la comprensión de los conceptos generales más básicos e importantes, sin perjuicio que para los que tengan una formación científica y deseen profundizar en este tema, desarrollaremos páginas anexas o haremos links con páginas de contenidos más complejos.

Hay que advertir previamente el hecho de que a pesar de haber un interés cada vez mayor por parte del público -y en consecuencia de los académicos- la ciencia y la medicina occidental no han logrado llegar todavía a una explicación oficial acabada respecto a las terapias alternativas, por razones que ya veremos. Tradicionalmente esto ha inducido a mucha gente a subestimar las medicinas alternativas por considerar que no son científicas. Otros cuantos piensan que son antagónicas a la medicina oficial y que incluso pueden ser contraproducentes.

Lo cierto es que las medicinas alternativas no pretenden ni oponerse ni desplazar a la medicina oficial. Por el contrario permiten complementar y enriquecer la terapéutica oficial, incorporando métodos de comprobada eficacia y de gran utilidad social, en una importante área de la salud que todavía la medicina oficial no cubre. De ahí que la expresión ” terapias complementarias “, aunque menos utilizada parece ser más exacta que ” terapias alternativas “, que sugiere la supuesta necesidad de optar por alguno de dichos sistemas de salud, en circunstancias que se pueden combinar ambos.

En cuanto a su validez científica, las terapias complementarias están establecidas sobre bases experimentales sólidas, y de comprobación sistemática por parte de la población, de resultados positivos evidentes, a través de miles de años de práctica en algunos casos.

Los profesionales de la salud que se han decidido a utilizarlas se han dado cuenta que con estos sistemas naturales de salud, es perfectamente posible aplicar también el método científico recurriendo a la observación, el análisis, la comparación, la experimentación, la inducción, etcétera, al igual que en el campo de la medicina oficial.

El quid del desencuentro de la ciencia y de la medicina oficial con las explicaciones para las medicinas alternativas, parece radicar en un área que tiene que ver más bien con física moderna, y la dualidad onda-partícula en la estructura de la materia.

En efecto, podemos tomar de base, por ejemplo, el excelente trabajo de más de 30 años desarrollado por el doctor Richard Gerber, condensado en sus obras: “LA CURACION ENERGETICA – La revolucionaria medicina vibracional” (1988) y la más reciente ” LA CURACION VIBRACIONAL” (2000)

En el primero de estos voluminosos textos, y ya en el año 1988, el doctor Gerber nos hablaba de revolucionarios conceptos – compartidos por otros pocos científicos de avanzada – de la existencia en el ser humano de una condición multidimensional, vale decir de la presencia de cuerpos energético sutiles, duplicados o moldes energéticos, que ubicados en otras dimensiones de espacio-tiempo, se interconectan, se interpenetran y se traslapan con el cuerpo físico.

La importancia que reviste la existencia de estos cuerpos energéticos, sutiles o cuerpos dimensionales, es extraordinaria y decisiva para la salud humana, porque es precisamente en estos cuerpos sutiles donde a partir de conflictos emocionales profundos y no resueltos, se originan la gran mayoría de las enfermedades.

Por lo tanto es llegando a esos niveles profundos desde donde se pueden revertir estas dolencias, incluyendo las más graves. Es en este ámbito entonces donde las llamadas Medicinas Alternativas pueden realizar un aporte significativo al bienestar de las personas.

CUERPOS SUTILES (ESTRUCTURA MULTIDIMENSIONAL)

Si todo lo anterior a muchos les puede parecer osado, sin embargo lo más audaz para la época en que el Dr. Gerber escribió su libro, fue su aseveración de que estos cuerpos sutiles además están conformados por ondas o vibraciones más rápidas que la velocidad de la luz, lo que normalmente impide que los podamos percibir con nuestros 5 sentidos .

Dichos sentidos sensoriales están diseñados para captar cierto rango my limitado de frecuencia y velocidad de las ondas, y son éstos sentidos los que nos proporcionan una sensación de solidez de la materia que conforma nuestro cuerpo físico. Sin embargo esta supuesta solidez de la materia es aparente, ilusoria o “virtual”, considerando que las partículas atómicas están a grandes distancias unas de otras y que todas ellas exhiben un comportamiento doble: en algunos experimentos se muestran como partículas sólidas y en otros, se comportan como ondas. De esta consideración se deduce que nuestros cuerpos sutiles también podemos considerarlos como reales, concretos y “sólidos”, sólo que por estar conformados por una materia más sutil, no alcanzamos a percibirlos con nuestro sentidos normales.

Por cierto que en el año 1988, la aseveración de que podía existir algo más veloz que la luz, constituía una herejía para gran parte de la comunidad científica, que todavía hoy sólo acepta el postulado de Einstein que asevera que tal velocidad de la luz, “c”(de apróximadamente 300.000 kilómetros por segundo) es insuperable.

Sin embargo el 20 de Julio del 2000, en la revista de ciencia Nature, se publicó un artículo en que el físico nuclear Lijun Wang, mas dos colegas del Instituto de Investigación de la NEC, en Estados Unidos, dieron a conocer un experimento en que a un micropulso de rayo láser lograron imprimirle un equivalente a 300 veces la velocidad de la luz, dentro de un recipiente con gas de cesio enrarecido.

LIJUN WANG

F ísico nuclear de la NEC en USA

Logró superar la velocidad de la luz

en sus experimentos

Ver parte de su trabajo en las páginas:

http://www.skybooksusa.com/time-travel/physics/gas.htm

http://www.phy.duke.edu/research/photon/qelectron/proj/infv/making_fast_light.ptml?print

http://physicsworld.com/cws/article/print/18660

Por otra parte, el 22 de Mayo del mismo año 2000, la revista Physical Review Lettters, publicó el trabajo de los científicos italianos, Daniela Mugnai, Anedio Ranfagni y Rocco Ruggeri, quienes utilizando microondas en el aire lograron imprimirles una velocidad un 25% mayor que la de la luz.

A partir de experimentos como estos, queda claro que el dogma de la invencibilidad de la velocidad de la luz ha sido ya recientemente superado. Por ende cobran cada vez un mayor asidero científico las antiguas propuestas de investigadores que como el Dr. Gerber, reconocen la existencia e importancia de estas energías y cuerpos sutiles estructuradas por ondas más veloces que la luz.

Es el caso del destacado científico William Tiller Profesor Emérito del Departmento de Ciencia de los Materiales e Ingeniería de la Universidad de Stanford. http://www.tiller.org/

Tiller ha explorado el área del desarrollo espiritual y la física de la fenomenología psicoenergética, lo que lo inspiró a escribir más de 80 artículos y varios libros, entre ellos “Ciencia y Transformación Humana: Energías Sutiles, Intencionalidad y Conciencia”. Tiller es además director fundador de la Academia de Parapsicología y Medicina, y del Instituto de Ciencias Noéticas.

Ha investigado los nexos existentes entre sus planteamientos y la “Teoría de las Supercuerdas”, respaldada por muchos físicos modernos que creen en la existencia de otras dimensiones de espacio-tiempo invisibles, y que sin embargo son requeridas por los procedimientos de altas matemáticas de esta Teoría. Estos procedimientos matemáticos normalmente anteceden a los descubrimientos de las grandes leyes físicas.

Tiller es también colaborador de una prestigiosa agrupación denominada “Sociedad Internacional para el Estudio de las Energías Sutiles y la Medicina Energética” (www.issseem.org) que reune a más de 1600 académicos de altísimo nivel. De todo lo anterior se deduce que si ya hay un número respetable de científicos que aceptan la existencia de estas energías sutiles, de ondas más rápidas que la luz y de dimensiones paralelas, es cuestión de no mucho tiempo más en que los nuevos avances de la física permitan que el resto de la comunidad científica acepte completamente estos descubrimientos.

A pesar de las dificultades que ha tenido la ciencia para percibir y definir estos cuerpo sutiles, por todo lo anteriormente expuesto, sin embargo existen indicios indirectos de la realidad de la existencia de dichos cuerpos dimensionales.

Estos indicios los podemos encontrar más bien en el campo de la parapsicología donde desgraciadamente, y por diversas razones, no siempre es posible reproducir los fenómenos estudiados en el laboratorio, en cualquier momento que lo desee el experimentador, como requiere el método científico para llegar a formular leyes. No obstante cada vez hay una mayor cantidad de casos registrados respecto a fenómeno paranormales que tienen su justificación en la existencia de dichos cuerpo energéticos.

Es el caso por ejemplo del fenómeno denominado como “desdoblamiento astral”, experimentado por un gran número de personas, que sin embargo normalmente no lo comentan con otros, porque al no encontrarle explicación de acuerdo a lo conocido, tienen temor al ridículo o a estar volviéndose dementes.

En este estado las personas tienen la sensación de separarse de su cuerpo físico, al cual pueden observar a distancia, aunque éste se encuentre en estado de sueño o inconciencia..

Hay un menor número de individuos que logran desdoblarse voluntariamente, y de este modo pueden atravesar muros sólidos y proyectarse con toda su conciencia a lugares muy distantes, en fracciones de segundo, venciendo la gravedad y conservando el recuerdo de lo que han visto y oido.

Podemos aseverar responsablemente que en nuestro Centro Ohani hemos podido comprobar este fenómeno en reiteradas ocasiones, pero entendemos que no es fácil para otros investigadores el poder constatarlo, por la escasez de sujetos capacitados dispuestos a prestarse para estos experimentos.

Hay muchos casos también de personas que debido a un accidente, muerte clínica, o fuertes shocks, experimentan este desdoblamiento en que flotando por sobre sus cuerpos físicos totalmente inconcientes, pueden observar el desplazamiento de médicos y enfermeras, escuchando todo lo que estos hablan.

No es poco frecuente además el número de casos en que el paciente se ve transportado a través de un túnel a otras dimensiones donde tiene encuentros con parientes previamente fallecidos, a quienes pueden incluso tocar y experimentar como sólidos.

Esto nos da evidencia de dos situaciones de extrema importancia:

a) La supervivencia de estos cuerpos sutiles y de la conciencia más allá de la muerte del cuerpo físico.

b) La conciencia asentada en un determinado cuerpo sutil, puede percibir como sólido otro cuerpo sutil ubicado en la misma dimensión, y por lo tanto conformado por ondas situadas en un mismo rango de velocidad y frecuencias.

Actualmente muchos científicos y neurofisiólogos consideran que la conciencia es sólo el resultado del metabolismo de las neuronas, por esta razón, cuando la ciencia dentro de poco compruebe la realidad de los enunciados a y b (y otros derivados), se producirán consecuencias inimaginables en todas las ramas del saber: ciencia, física, medicina, psicología, filosofía, religión, etc.

Otra interesante posibilidad de percepción de realidades energéticas procedentes de otras dimensiones, es ofrecida por el conjunto de técnicas conocidas como la “Transcomunicación Instrumental” (TCI). Link a la historia de la TCI:

http://www.iespana.es/vocesimposibles/HISTORIA.HTM

En efecto, se ha demostrado que a través de cintas de audio, y bajo determinadas condiciones de experimentación, se pueden registrar voces pertenecientes a personas fallecidas que aportan datos inéditos de sus vidas. También en pantallas de televisor y computador se han registrado “trans-imágenes” de personas que han partido.

El tema de la Transcomunicación Instrumental fue ampliamente tratado en un evento organizado por nuestro Centro Ohani, con la participación del matrimonio francés Ivonne y Marivone Dray, y el sacerdote católico François Brune, quien lleva más de 20 años estudiando esta temática.

Ver programa Cada Día Mejor de Red Televisión con Alfredo Lamadrid entrevistando a Sergio Córdova Director de Centro Ohani cliqueando en:

http://www.ohani.cl/transcomunicacion_instrumental.htm

También otra entrevista en Radio Zero se puede escuchar a través del link http://www.radiozero.cl/archivos/podcast-ciudadano-zero-8-de-mayo