Formas de preparación de principios activos (Plantas Medicinales).

De acuerdo a los manuales de Medicina Natural, existen diversas técnicas para extraer los principios activos de las plantas medicinales. 
Estas formas de preparación se les conoce como Tisanas y se dividen en cuatro grupos generales, de acuerdo a la porción de la planta utilizada:
 
• Infusión:
Se aplica a las partes blandas de la planta (hojas, flores).
Consiste en poner las hojas limpias en un recipiente resistente al calor y agregar agua hirviendo en cantidad proporcional (500 cc para 10 grs). Se tapa el recipiente y se deja reposar durante 10 minutos. Se pasa luego por colador y está lista para emplear.
 
• Decocción:
Se aplica a las partes duras de la planta (raíces, corteza).
Se agrega agua fría a una cantidad de corteza en un recipiente resistente al calor (500 cc para 5 grs). Se hierve a fuego lento durante 3 a 5 minutos. Se retira del fuego y se deja reposar durante 10 minutos. Se pasa luego por colador y está listo para emplear. Al producto de este procedimiento se le llama Decocto.
 
• Maceración:
Se aplica tanto a las partes duras como a las partes blandas. Se colocan las partes desmenuzadas en un recipiente con agua hervida fría en una cantidad proporcional. Se dejan reposar durante 6 horas si se trata de partes blandas y 12 horas si se trata de partes duras. La ventaja de este procedimiento es que no se inactivan los principios activos termo sensibles de la planta.
 
• Cataplasmas:
Se aplica tanto a las partes duras como a las partes blandas. La base de las Cataplasmas es la harina o chuño, a las cuales se agrega un macerado de las hojas o corteza. Se mezclan las partes con agua para obtener una pasta uniforme y se pone al fuego en un recipiente resistente al calor, moviendo la mezcla constantemente. 
 
Luego se extiende una capa uniforme de la mezcla sobre un paño limpio (pañal) y se cubre con una gasa delgada. Una vez que ha perdido suficiente calor para no quemar la piel, se aplica caliente sobre el cuerpo sobre la zona afectada. Se sustituye cuando ha perdido el calor por otra nueva.
 
Autor:
Dr. Pedro Bavestrello Figueroa
Médico-Cirujano
Especialista en Laboratorio Clínico U.C.
 
Publicado el Sin categoría