Buscar
 

Encuéntranos en Nevería 4697. Las Condes. Metro Escuela Militar. Ver mapa >>   |     222075968 - 222084148 - 224948954

 

>> La Hipertermia me devolvió la movilidad en las piernas


Problema: Desgarro muscular con compromiso de lumbares y lumbalgia

Mi nombre es Carlos Edmonds y esta es la forma en que llegué al Centro Ohani y a las terapias alternativas o complementarias, sin creer en lo absoluto en ellas.

Tuve un accidente bastante absurdo, jugando con unos amigos que se dejaron caer encima de mí con bastante fuerza y mucho peso. Al intentar levantarme sentí un pequeño tirón en la espalda al cual no le di mucha importancia.

De vuelta en Santiago y ya al día siguiente, regresé a mi lugar habitual de trabajo donde, tal como lo hago todos los días, me vi en la necesidad de levantar una cortina metálica para poder ingresar. Pero en esta oportunidad y a diferencia de cualquier otro día, sentí un horrible dolor en la espalda; resulto ser que se me había provocado un desgarro muscular, que comprometía las vértebras lumbares y además una lumbalgia, todo esto originado por el accidente del día anterior. El dolor era tan terrible y brutal, que me dejó inmovilizado casi por completo desde la espalda hasta las piernas. No encontraba manera de poder acomodarme para dormir, ni sentarme, y difícilmente podía apoyar los pies en el suelo, y debía utilizar muletas para lograr desplazarme. Pasaban los días y el dolor, en vez de disminuir, iba en notorio aumento, así como también la cantidad y dosificación de los medicamentos recetados por el médico traumatólogo que me examinó y que dio el diagnóstico, el cual me indicó tomar antiinflamatorios, calmantes y reposo, para que una vez aliviado el dolor, él pudiera proceder a hacer algo al respecto. Pero esta solución no daba absolutamente ninguna muestra de alivio.

Fue entonces cuando a través de un conocido, obtuve el dato de la existencia del Centro Ohani, y dado mi nivel de desesperación debido a que los medicamentos no estaban haciendo ningún efecto, me decidí a probar la opción de tratarme mediante estos métodos. Sin saber muy bien a lo que iba, en el centro, examinaron y evaluaron mi caso y la recomendación de ellos fue que me realizara sesiones de hipertermia. Increíblemente y con mi completa sorpresa, en la primera sesión sentí ya un alivio gigante. El dolor insoportable que no me dejaba dormir, sentarme, caminar o subir escaleras, de pronto comenzaba a irse, y tan solo con una sesión de esta milagrosa maquinita de la cual hasta el momento no tenía idea de su existencia. Tal como ya me lo suponía, en Ohani, y luego de concluir el tratamiento para no asustarme innecesariamente, me reconfirmaron que lo que había tenía fue realmente grave. Ya en la quinta sesión de hipertermia me encontraba nuevamente haciendo una vida relativamente normal, y nunca mas necesité ir al traumatólogo a pesar de que en el mismo centro me recomendaron volver a él para que me revisara. Hoy por hoy me encuentro bien, y les agradezco la ayuda y la atención, ya que después de esta experiencia, terminé creyendo en la efectividad de estas terapias.

 



Publicado por Carlos Edmonds.
 

Bookmark and Share

Calendario de Actividades

 
 

Newsletter

Recibe los contenidos de Ohani directo a tu correo