Acné

Otro mal que aqueja mucho a nuestra juventud es el acné, en sus distintos grados, y para esto existen dos hierbas la salvia y el tomillo que se preparan en infusión.

Dos hojas de cada una bien lavadas se les deja caer agua caliente (no hervir las hojas) y esto se toma dos veces en el día por dos meses, con intervalos de una semana.

Cuando el acné es en su grado más alto, se sugiere moler el tomillo y la salvia, mezclarlo y en la noche aplicarlo directamente sobre el acné más severo.

Y como último dato para los:

Puntos negros

En agua hervida fría poner dos hojas de rosa roja oscura, dos de cola de caballo y dos de espino blanco. Dejar reposar de un día para otro.

Mojar una mota de algodón recubierta por gasa y aplíquenla dos o tres veces en el día, sobre la cara previamente lavada con agua y jabón de propóleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Nombre *